Mamia

mamia_web

Hace años que Txema Pascual (Artepan) soñaba. En este sueño aparecía un obrador pequeño, donde elaborar unas pocas recetas bien seleccionadas con mimo, donde tener la libertad de poder experimentar, donde escuchar lo que el pan nos cuenta, donde aprender de él a diario. Un obrador donde poder enseñar también a quien quisiera aprender de esta profesión, que es la panadería, tan antigua como la humanidad.

Ese sueño se hace realidad, es este, Mamia: un obrador para elaborar, una tienda para compartir lo elaborado y una escuela para enseñar, entre otras cosas, que los ingredientes más importantes del pan son el tiempo y la paciencia. Rodeada de cristaleras para mostrar la panadería como es, sin trampa ni cartón. Para dignificar el oficio del panadero con el orgullo de quien tiene la gran responsabilidad de elaborar con sus manos lo que todos nos llevamos a diario a la boca: un buen pedazo de pan.

Todo sueño tiene su momento. Y por fin ha llegado el momento de Mamia.